Los hogares consumen más de una quinta parte de toda la energía empleada en España

Así lo manifiestan desde el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE). Para contribuir al ahorro en la vivienda en Taskrabbit, la aplicación vinculada a IKEA, proponen una serie de consejos. Entre sus recomendaciones se encuentran la de convertir la casa en un espacio inteligente a través de dispositivos, como bombillas con conexión WiFi, o utilizar el horno para elaborar más de una receta al mismo tiempo.

Publicidad

No hay duda de que nos enfrentamos a un periodo de incertidumbre debido a la recesión a nivel global. Los precios no paran de escalar y la crisis energética está golpeando con gran dureza. El panorama actual, superado el periodo vacacional, no se prevé que vaya a mejorar. Y esto, ...

No hay duda de que nos enfrentamos a un periodo de incertidumbre debido a la recesión a nivel global. Los precios no paran de escalar y la crisis energética está golpeando con gran dureza. El panorama actual, superado el periodo vacacional, no se prevé que vaya a mejorar. Y esto, claramente, impacta directamente en la economía de las personas, las empresas, y en la sociedad, en general. Por ello, desde Taskrabbit, la app de manitas asociada a IKEA con una oferta de más de 50 servicios para el hogar, recuerda los mejores trucos para ahorrar en tu vivienda, ya que según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), los hogares consumen más de una quinta parte de toda la energía que se emplea en España, lo que representa unos 4.000kWh al año en electricidad.

1. Haz de tu casa una "sustainable home"
La principal solución, y probablemente la más efectiva para reducir costes a largo plazo, aunque en principio suponga una inversión importante, es convertir el hogar en una casa inteligente. Para ello, se puede contar con la ayuda de Taskers de confianza y capacitados que pueden ayudarte a hacer todas las instalaciones necesarias para conseguir que tu vivienda sea un sitio más eficiente. Entre los dispositivos que se pueden usar, destaca la bombilla inteligente que puede conectarse a tu red de Wi-Fi y, de este modo, ser controlada desde el móvil; y el termostato smart, que persigue el mismo objetivo que la bombilla, y por lo tanto, te da la posibilidad de encender o apagar los sistemas de calefacción y refrigeración desde cualquier sitio con tu dispositivo móvil. En este sentido, las reservas de Taskrabbit relacionadas con el montaje de este tipo de soluciones energéticas que buscan la eficiencia y la reducción de costes, se ha quintuplicado desde el año pasado (500%).

En esta línea del ahorro en los hogares, también se han casi quintuplicado (483%) las reservas de reparación de muebles, convirtiéndose en una tendencia frente a la compra de mobiliario nuevo. Asimismo, continúa adquiriendo importancia el aislamiento de las viviendas. En concreto, las reservas de tareas de este tipo en Taskrabbit se han quintuplicado (500%) respecto al año anterior.

2. Cambia la forma de lavar y aprovecha el buen tiempo para secar la ropa al exterior
Lavar la ropa a temperaturas más altas consume más energía, así que, la solución se centra en bajar la temperatura. El informe de Energy Saving Trust afirma que lavar a 30ºC, en lugar de a 40ºC o más, ahorra el 40% de la energía utilizada cada año, lo cual supone una reducción en la factura del mes. Asimismo, otro truco para lavar la ropa es ponerla al revés, ya que de esta forma se conserva mejor tanto el color como el dibujo. Por lo que implicará no tener que comprar más ropa.

En esta línea, si hace buen día aprovecha para sacar la ropa al aire libre para así no usar la secadora. Un estudio de Utilita señala que si se prescinde de la secadora se puede llegar a ahorrar hasta 135 € al año. Se trata de una opción más barata y a la vez más ecológica

3. Apaga los dispositivos electrónicos de tu casa
Siguiendo la temática de ahorro de gasto energético, desenchufar los aparatos de la red eléctrica permitirá asegurarse de que no aumentan la factura innecesariamente. En este sentido, existen miles de dispositivos que están encendidos todo el tiempo sin que nos demos cuenta y que incluso cuando no están encendidos, consumen energía por el mero hecho de estar enchufados. Son ejemplo, ordenadores, cargadores, regletas, impresoras, cafeteras y un largo etcétera. De hecho, según una encuesta realizada por la Agencia Internacional de Energía constata que el consumo en stand-by representa el 10% del consumo de electricidad de los hogares y nos cuesta entre 40 y 60 euros al año.

4. Haz caso al manual de instrucciones
No tires el manual de instrucciones cuando compres un aparato nuevo: puede tener información útil sobre cómo ahorrar.
No entender cómo funciona un aparato puede suponer un uso innecesario de energía. En este sentido, no te ciñas a los programas preestablecidos. Todos los dispositivos tienen múltiples ajustes, programas y ciclos que pueden adaptarse a las circunstancias de cada uno, reduciendo la cantidad de agua, electricidad y energía utilizada. Las personas suelen consumir más electricidad porque no entienden cómo funciona su aparato. Así pues, los manuales de instrucciones son una forma fácil y gratuita de reducir los costes.

5. Cocina con eficiencia y planifica tu comida semanal
No solo es importante, dejar de comprar comida preparada y cocinar tus propios alimentos, sino que también es interesante hacerlo con eficiencia. Esto quiere decir, por ejemplo, aprovechar el horno, es decir, utilizarlo para cocinar más de un plato a la vez sin abrir la puerta a mitad del proceso. Al mismo tiempo, también es útil cocinar con las ollas tapadas para gastar un 25% menos de electricidad.

Así que, una vez hayas aplicado los trucos anteriores, puedes dar un paso más y consolidarlo todo y planificar todas las comidas de la semana. Hacer este planning es muy beneficioso para poder crear un presupuesto de los gastos alimenticios, y de esta forma tener un control más exhaustivo del dinero que se destina para la comida.

6. Abre menos la nevera
La nevera es el electrodoméstico que está encendido todo el tiempo y representa un alto porcentaje de nuestra factura energética. Una forma sencilla de ahorrar es limitar el número de veces que se abren las puertas. Cada vez que se abre la puerta del frigorífico, sale aire frío y entra aire caliente, lo que significa que el aparato debe trabajar más para reducir la temperatura. Enfriar el aire cuesta dinero, así que cuanto menos se abra la puerta, menos se gastará. Básicamente porque se trata del electrodoméstico que más energía consume y en cifras, supone hasta el 18,9% del total del gasto eléctrico de las viviendas según IDAE o hasta un 31% según estudios de la OCU.

FOTO PRINCIPAL.: Foto de Tara Winstead.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts